41

Por Rafael Morillo – 03/06/2017

Vivimos en un mundo donde las nuevas tecnologías son cada vez más importantes y su uso se hace fundamental. Las nuevas tecnologías y redes sociales abarcan cada vez más aspectos de nuestras vidas haciéndose primordial y necesario educar a los más jóvenes para que les saquen el mayor provecho sin caer en sus aspectos negativos. Las nuevas generaciones  están creciendo en este ambiente donde las nuevas tecnologías están muy presentes con los beneficios y prejuicios que esto conlleva. En la actualidad, uno de cada cuatro casos de acoso se producen a través del móvil y las Redes Sociales. El aumento del uso de las nuevas tecnologías y Redes Sociales por parte de los más jóvenes ha hecho que aumenten los casos de ciberacoso y la edad de las víctimas y de los acosadores. Las víctimas y los acosadores han ido evolucionando y extendiéndose desde los adolescentes hasta los niños en edad muy temprana.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadísticas), los niños empiezan a navegar por internet a una edad media menor de los 10 años. El 19% de los menores de 11 años tienen cuentas en Redes Sociales, cuando la edad mínima para tener una cuenta es de 14 años. Por otro lado, el 63% de los jóvenes españoles afirman saber que es el ciberacoso, el 81% están preocupados por el ciberbullying y un 19% admiten acosar a alguien. Todos estos datos inciden en la importancia que está teniendo el problema del  acoso en las Redes Sociales que, al contrario del acoso en las aulas, tiene como principal característica que se extiende durante las 24 horas del día, sin que la joven víctima tenga un momento de descanso del acoso. En los casos de ciberacoso la mayoría de las víctimas pertenecen a familias convencionales y sin problemas económicos, además el 70% de las víctimas suelen ser chicas.

Los tipos más comunes de acoso en internet son: ciberbullying (insultar a alguien a través de las Redes Sociales), grooming (adultos que se hacen pasar por jóvenes), sexting (reenviar una fotografía o material comprometido o íntimo) o la sextorsión (chantaje, extorsión o amenaza pudiendo ser de carácter económico o de cualquier otra índole). Los primeros síntomas que aparecen en un joven que está sufriendo cualquiera de estos tipos de acoso a través de las Redes Sociales son cambios repentinos de humor, brotes de agresividad o de depresión y aislamiento, siendo fundamental estar atentos a cualquier síntoma para romper la ley del silencio (de la que hablamos eneste enlace) y reaccionar de forma temprana, ya que la gravedad del problema aumenta de forma significativa con el paso del tiempo.

La magnitud del problema y su desarrollo en los últimos tiempos han hecho que se esté incrementando los estudios y métodos para combatir el ciberacoso. Una de las iniciativas más nuevas proviene del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital que consiste en una web (www.is4k.es) que comenzó a funcionar en febrero de este mismo año y que sirve para que los padres y jóvenes tengan una información completa sobre el ciberacoso, además de una plataforma donde víctimas y testigos puedan denunciar los casos de acoso en internet. También desde los propios institutos se están llevando iniciativas novedosas y muy interesantes para combatir el acoso en las nuevas tecnologías. Dos de los ejemplos más interesantes se están llevando a cabo en el instituto Parque Goya de Zaragoza y en el instituto Badía de Badía del Vallés (Barcelona). El instituto de Zaragoza forma equipos de ciberayudantes que rastrean chats y foros donde sus compañeros pueden ser víctimas de ciberbullying, siendo una herramienta muy útil para reconocer casos en su estado más incipiente. Por su parte, el centro catalán instruye a alumnos de 3º de la ESO de su propio centro a través de cursos impartidos por los Mossos d’Esquadra para que transmitan sus conocimientos a sus compañeros de 1º de la ESO, ya que en este centro han comprobado que los alumnos asimilan mejor la información si procede de compañeros de edad similar más que si provienen de adultos.

La concienciación y la información es fundamental para que la sociedad empiece a darse cuenta de un problema reciente pero de gran importancia y del que cada año aumentan los numerosos de casos.

Deja un comentario